Saltar al contenido

El cáncer infantil y sus implicaciones emocionales

cómo combatir el cáncer
Lectura de: 3 minutos

El cáncer infantil y su tratamiento tienen fuertes implicaciones emocionales en los niños por varios motivos. Hablamos desde el impacto psicológico de la noticia así como todo lo consecuente debido al tratamiento.

Como sabemos, el manejo médico en Oncología es muy intrusivo, pues implican largos períodos de hospitalización por lo que se interrumpen las actividades diarias del niño y de la familia.

¿De qué manera afectan estos factores?

Estos factores comienzan a afectar el autoestima del niño y su estabilidad emocional.

-Los cuidados y la atención hacia el hijo con cáncer hace que los hermanos experimenten celos, miedo a que les pase lo mismo y culpa de estar sanos mientras su hermano no lo está.

-Otro punto que afecta a los pequeños son los efectos secundarios de la quimioterapia, la radiación, la cirugía y el trasplante de médula; como las náuseas, vómitos, anemia y la pérdida del cabello.

En todos estos procedimientos, el niño debe enfrentarse a la hospitalización y a la soledad por lo que es normal que tengan miedo, ira, depresión o ansiedad.

Su nivel de desarrollo va a determinar la naturaleza del impacto emocional y las estrategias que empleará para afrontar la enfermedad.

En el caso de los más pequeñitos les resulta muy difícil poner en palabras o identificar la emoción que viven por lo que la manifiestan con su conducta.

Además de los síntomas emocionales, los niños manifiestan trastornos del sueño debido al dolor físico que experimentan por los procedimientos médicos, así que se sienten muy cansados y eso complica aún más su estado emocional.

La intervención quirúrgica es un estresor muy importante, generando niveles muy altos de estrés en los chiquitos desde la preparación al proceso, la separación de sus papás, estar rodeado de médicos, etc.

La importancia de una atención integral en el cáncer infantil

Es importante que tanto el médico como los padres tengan comunicación con los niños para explicarles el proceso al que se van a someter pues al saber lo que sucederá, el estrés se reduce significativamente.

El mejor tratamiento es el multidisciplinario, en el que participa también el psicólogo para acompañar tanto al niño como a la familia.

Te invitamos a conocer a nuestros especialistas en Te queremos escuchar, estamos para acompañarte en el cuidado de tu bienestar emocional.

te queremos escuchar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.